#LaColumna | Una rayada para el gobernador y dos para el presidente

Columnas

La visita del presidente Andrés Manuel López Obrador al estado de Chihuahua, el pasado fin de semana dejó muchas lecturas, muchos dichos, muchas palabras entre líneas, frases y rayadas... pero lo más claro de esta visita, es que el presidente ya le agarró el modo al gobernador.

Javier Corral es conocido a nivel nacional como un hombre reacio, enérgico, firme, decidido... "braga´o, pues", por sus más de 20 años de carrera legislativa en la que, con razón o no, defendió su punto de vista siempre, enfrentó a figuras de la política nacional, incluso al mismo presidente Enrique Peña Nieto, ya siendo Corral gobernador.  Así inició con Andrés Manuel también... Que si la distribución de recursos para los estados, que si la conclusión de los hospitales de Juárez, que si no estaba de acuerdo con la Guardia Nacional, entre otros temas.

Pero Javier Corral tiene una debilidad, una que todos conocemos y que el presidente no se tardó en detectar y menos en utilizar: César Duarte.

Y así lo hizo AMLO, desde temprano "¿para qué perder tiempo?.  En la mañanera del viernes, el primer evento público de la gira del presidente en Juárez, con Corral a un lado dijo lo que el gobernador había querido escuchar durante mucho tiempo: Estados Unidos admitió la solicitud de extradición de César Duarte.  Y a partir de ese momento,  Javier Corral no pensó en más, hizo incluso al respecto una declaración triunfalista, a destiempo, desmedida: "Triunfa la justicia de Chihuahua con la extradición de Duarte" (hasta en comunicado de prensa la mandaron, aunque después corrigieron y agregaron "si se concreta la extradición de Duarte").

En política no hay casualidades y Andrés Manuel, con el colmillo que tiene, lo sabe.  Por eso dijo lo que dijo cuando lo dijo y donde lo dijo, aunque en realidad ni era como lo dijo... Resulta que, según la revista Proceso, el gobierno de Estados Unidos aclaró que no es que se haya admitido ya la solicitud de extradición del ex mandatario, sino que el 30 de diciembre se envió la décimo segunda solicitud y que "viene" muy completa y bien conformada, lo que significa que probablemente esta sí "vaya a pasar", pero hasta el momento lo que tiene el Gobierno de México es nada más el acuse de recibo.

Buuuuuueeeno... palabras más, palabras menos, dirá el presidente, pero con eso, todo el fin de semana se vio a un Javier Corral sonriente, con postura de "Sí señor, sí señor presidente, lo que usted diga señor presidente".

Se aguantó los abucheos sin hacer gestos, hizo como que no escuchó o no entendió el "tenga para que aprenda" que no fue indirecta sino cantada, se le olvidó defender el agua del estado, le aceptó el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar y de la seguridad, pues para qué hablar... ya no era "prudente" abordar los temas prioritarios del estado, al cabo ya "le van a traer a Duarte".  ¿Sabrá Corral lo que se tarda un juicio de extradición?.

Y bueno, tampoco es de aplaudir que el presidente evada las cuestiones cruciales para un estado que, le guste o no, también es el país que gobierna (aunque represente una parte mínima del padrón electoral nacional).  

El gobernador hasta le preparó el desayuno al presidente (bueno dijo que hasta se tuvo que levantar temprano para prepararlo).  

Eso sí, le preparó rayadas y le sirvió 2, pero a él también le tocó la suya.  Eso desayunaron los dos en Juárez y no se merecían menos, pero la pregunta quedó en el aire: ¿les quedaría amargo sabor de boca? porque por entrar en la plática de "amigos", los tradicionales panecitos se quemaron... ¿o usted en qué rayadas pensó?

 Entérese de los hechos más relevantes del estado de Chihuahua en: 

www.AdrianaRuiz.com.mx 

Sígame en redes sociales: 

Facebook: AdrianaRuiz.mx 

Twitter: @AdrianaRuiz_1  

Instagram: AdrianaRuiz.com.mx

Y hablando de rayadas... ¿a poco no es una lindura este video?


También te puede interesar: