#LaColumna | ¿Qué nos traerá el 2021?

Columnas

Casi al concluir el 2019, empezábamos a recibir noticias de una curiosa enfermedad que se esparcía rápidamente en China... nadie imaginó lo que significaría para la vida, la salud, la economía, la educación.

Tras un año de incertidumbre, de pérdidas, de dificultades y de pésimas decisiones de los gobiernos, lo que aprendimos es que en nuestras manos está, en este 2021, que las cosas distintas.

Ahora más que nunca sabemos que nuestra salud no la va a cuidar nadie más que nosotros mismos, que no contamos con un sistema de salud que pueda hacer frente a las enfermedades comunes, mucho menos a una pandemia.

Que la diabetes, obesidad e hipertensión (de los que México ocupa los primeros lugares) se convirtieron en los peores enemigos de los mexicanos y que, no es cosa del gobierno, sino que cuidarse a sí mismo puede marcar una diferencia.

Sabemos que el desarrollo económico ya venía en picada y que, otra vez, México no está ni ha estado nunca en condiciones de enfrentarse a un enemigo como el coronavirus y las consecuencias de un alargado confinamiento.

Que las autoridades educativas en nuestro país se preocupaban antes de la pandemia en invertir para lograr llevar agua potable a miles de planteles cuando la tendencia mundial iba en implementar las tecnologías digitales; de ese tamaño era el rezago que ocasionaron décadas de corrupción y olvido a la educación y por eso ha pasado lo que ha pasado este año con los estudiantes.

No necesitamos una bola mágica para saber lo que nos depara el 2021 si continuamos haciendo lo mismo.  

En salud, estamos a la deriva.  La decisión es toda nuestra, propia.  Nos cuidamos nosotros o nos enfermamos o morimos nosotros.  La preocupación de López-Gatell quedó retratada en sus vacaciones en Huatulco, es decir, él no se quedó en casa, ni tampoco usó cubrebocas. De la postura del presidente, ya mejor ni hablar.  En manos de ellos están las decisiones de la pandemia en México.

En economía, será ahora a nuestros hijos a quienes les toque vernos como nosotros vimos a nuestros padres trabajar cada vez más duro, porque somos un país de gente resiliente, no por elección sino porque hemos saltado de crisis en crisis; la pregunta es cuánto tiempo nos llevará esta vez recuperarnos, y en ese tema sí tienen mucho que ver las decisiones de los gobiernos.

Es ahí donde nuevamente entra la decisión del pueblo, al momento de elegir a quienes guiarán el rumbo de nuestro país, estado y ciudad.

En la elección de diputados federales es sencillo, basta con responder algunas preguntas ¿Cómo actuaron, qué hicieron y qué aprobaron los actuales?, ¿es bueno entregar todo el poder en una sola persona? ¿cómo le ha respondido esa persona a los mexicanos, a los chihuahuenses?

Para el gobierno del estado, todavía es muy difícil determinar el rumbo que tomará la elección, y mucho tendrá que ver la decisión que tomen los panistas (si es que Corral se los permite) para elegir a su candidato o candidata, pero los arranques viscerales del gobernador han mantenido como en un impasse el panorama electoral. Su último intento por intervenir e imponer a Madero, fue un día antes de que se publicara la convocatoria, cuando llamó al presidente nacional del partido, Marko Cortés, para gritonearle y exigirle que el candidato fuera por designación, su amigo Gustavo.  Evidentemente Marko Cortés no se dejó intimidar.

Imagine dos panoramas: 

Madero vs Loera.  Ni a cual irle, así que retoma aire El Caballo y hasta el PRI entra en la contienda.

Maru vs Loera.  Pone un panorama distinto pues con candidata mujer, se concretarían alianzas que pondrían en una desventaja mayor al innombrable de toda la región centro sur del estado y zonas donde solidariamente se unieron en defensa del agua, como Cuauhtémoc y la región, y ni hablar de la capital.

Pero, no se olvide de Armando Cabada que no está ni muerto ni descansando y aunque no fue en Morena, todavía está en tiempo y posibilidad de entrarle por algún otro partido que sí lo tome en cuenta en serio y que sería, definitivamente, un factor determinante para desestabilizar apuestas...

¿Y si Cruz logra que se reponga la encuesta de Morena y que ahora sí sea legal? Todo el asunto cambia, así que es difícil definir por lo menos un rumbo.

Y de las presidencias municipales, pues ni qué decir, primero debe haber definición en las candidaturas de gobernador.

Así que el 2021 no cambiará nuestra condición actual por sí solo.  Si el virus no respeta fronteras ¿por qué lo haría con fechas?  Lo único que puede cambiar nuestro rumbo, son las enseñanzas que nos dejó el año que terminó y poner en práctica ese aprendizaje en el 2021 ¡qué así sea! 

 

Feliz Año Nuevo.

 

Sígame en redes sociales:

Facebook: Adriana Ruiz Noticias

Twitter: @AdrianaRuiz_1

Instagram: Adriana Ruiz Noticias

También te puede interesar: