ARTÍCULO: Becas alimenticias para la tercera edad a un paso de la simulación

Artículos

Por: Dalia Pineda

Chihuahua, Chih.- Aunque pudiera ser loable el esfuerzo que asociaciones civiles y trabajadores que asumen su papel en las dependencias encaminadas a la Atención Ciudadana en el estado de Chihuahua y particularmente en la capital, existen programas sociales encaminados para mejorar la alimentación de los adultos mayores que están a sólo un paso de caer en la simulación, pues se destinan muy bajos recursos para la operación de los mismos, lo que genera becas de bajo nivel y un número muy reducido de beneficiarios. 

Aunque la Ley Estatal y Federal de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, establece que sólo es responsabilidad del estado brindar total atención a un adulto mayor desamparado cuando no tenga ingresos para subsistir y carezca de familia, al menos el 25 por ciento de la población adulta en México, depende de los apoyos que reparten los tres niveles de gobierno a pesar de que son muy bajos.

La misma ley, establece que municipios, estados y la federación, deben diseñar políticas públicas y programas de atención para esta área, sin embargo, no existe una tabulación que determine el monto que debe ser asignado por ley a los programas sociales en sus presupuestos, pero sí se determina que cada año debe aprobarse en el presupuesto un aumento de recursos para programas con respecto al año anterior.

 


Porque no cuentan con servicios públicos se cree que 250 pesos son suficientes para adultos mayores

De los tres principales programas alimenticios que operan en el municipio de Chihuahua, el otorgado por el Ayuntamiento a través de la Dirección de Atención Ciudadana, es el más bajo con un total de 3 mil 250 beneficiarios a quienes se les otorgan 500 pesos cada dos meses durante 4 bimestres y medio, es decir nueve meses, que está diseñado para que mejoren sus condición alimenticia. 

Tras cuestionar al director de Atención Ciudadana, Fernando Villareal, sobre la metodología que se utilizó para definir una inversión superior a los 7 millones de pesos para este programa social, manifestó su molestia al señalar que 250 pesos son mejor que nada, sobre todo en colonias donde no se cuenta con servicios públicos como drenaje, agua, energía eléctrica, pavimento y donde las casas son de materiales como el cartón o la madera. 

"¿Entonces es mejor no dar nada?, no, es que hay que diferenciar y analizar un poco qué es lo que va a beneficiar más, ¿sabe cuánto cuesta una despensa?, una despensa que veníamos entregando representa un valor de entre 100 y 110 pesos, posteriormente se entregaba a 5 mil adultos mayores pero lamentablemente tenían que caminar hasta 10 cuadras y otros tomaban camión o taxi y se entrega 250 pesos que es lo doble y el adulto mayor puede comprar alimento perecedero o no y hasta incluso medicinas", expresó. 

Con todo y ofertas, los 250 pesos apenas logran cumplir una despensa muy básica con duración de dos semanas, eso, sin considerar productos como la carne, el chile chilaca y otras verduras como lechuga, zanahoria, calabazas o brócoli. 

El director afirmó que la ciudadanía no ha expresado su inconformidad por la baja cantidad de recursos que se entregan y a pesar de que el alto número de solicitantes de esta beca tan corta refleja el problema económico de la ciudad, consideró que si hubiera inconformidad, los ancianos lo manifestarían. 

"Y si los adultos mayores no estuvieran contentos o no estuvieran conformes, serían los primeros en expresarse para ver cuál sería la problemática o inquietud si les alcanza o no... creo que son los adultos mayores los principalmente contentos por el trabajo que se hace para mejorar sus condiciones alimenticias", expresó.   

Tras insistir sobre qué estudio se utilizó para predefinir el programa social, el director dijo con molestia que la calidad de vida de los adultos mayores también se refleja en bienestar y no se puede tomar el tema económico por separado.  

"Pregúntele a una persona que tal vez no tiene ni drenaje, que no tiene electricidad, pregúntele si no son suficientes 250 pesos para ayudar al adulto mayor", expresó.

 

¿Con mil 600 pesos se sobrevive por mes?

El Secretario de Desarrollo Social del Gobierno del Estado, José Luis García, dijo que la línea de bienestar que utilizan para determinar los apoyos en Chihuahua, está marcado que con mil 600 pesos por mes una persona puede subsistir. 

Señaló que con base en ello se encuentran tabuladas las becas de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) así como las del Gobierno del Estado, pues con ese dinero hasta alcanza para comprar ropa de primera mano y estar alimentados. 

"Están ubicadas en los rangos para que una persona sola pueda alimentarse, vestirse y tener una vivienda digna con todos los servicios, eso es lo que marca la normatividad. La normatividad nuestra (de programas sociales) marca mil 200 a mil 400 pesos", explicó. 

En este sentido insistió que además ese dinero alcanza para dar de comer hasta tres hijos y una persona adulta mayor también logra subsistir.

 


No se puede reprochar que el apoyo sea escaso: CEDH

Aunque sí es responsabilidad del municipio diseñar programas sociales y políticas publicadas para apoyar a los adultos mayores, el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, José Luis Armendáriz, dijo que no se puede hablar de un acto de simulación porque la cantidad que el municipio aporta está determinada discrecionalmente y a voluntad del presidente municipal en turno. 

"No se puede atender a un acto de reproche o fijar bajo qué criterio de razón que dijera ‘equis cantidad es lo mínimo que se requiere‘, la ley no obliga al municipio como destinatario de recursos para seguridad social, como entidad política el municipio no tiene esta obligación directa, pero lo hace en un acto solidario de política social", expresó. 

Afirmó que realmente el tema de la pobreza es de desigualdad derivado de políticas públicas que nunca tuvieron presente el tema de los derechos humanos, por lo que se generó un desequilibrio en el desarrollo de las ciudades y no hubo estímulos fiscales para poner orden y evitar graves cinturones de pobreza como los que existen en la capital del estado y en todas las ciudades del país.  

"Se debe ir avanzando bajo un principio de progresividad bajo las propias posibilidades económicas de los estados, en mi próximo informe señalaré la necesidad de que los presupuestos se hagan bajo un esquema de derechos humanos y cumpla con los compromisos a los que México se sumó en septiembre del año pasado frente a la ONU (Organización de las Naciones Unidas)", señaló.

 


El arte de vivir con menos dinero 

María es una mujer de 55 años de edad, desde hace más de 20 años dedica sus días a cuidar de la salud de su padre, quien actualmente tiene más de 80 años y padece de alta presión y de otros problemas ocasionados por su avanzada edad, debido a que lo tiene que cuidar las 24 horas del día, se ve imposibilitada a tener una jornada laboral de ocho horas diarias, por lo que comercia algunos productos hechos en casa para obtener ingresos e incrementar un poco el presupuesto mensual. 

Con problemas de salud derivados del estrés que le genera hacer malabares para llegar a final de mes con poco más de 3 mil pesos, pensión que le otorgan a su padre a través del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y a pesar de que sólo cubren el pago del servicio de agua, María explicó los gastos que se generan para poder completar la dieta de su padre a quien le han retirado el consumo de café, azúcar, harinas en exceso y grasas saturadas.  

"Mira no puede comer grasas, carnes frías, embutidos, le tengo que preparar la comida con aceite de oliva, de vez en cuando le preparo algo, en navidad le preparé tamales y menudo, el azúcar es la splenda, lo que es el café y una que otra vez se compra la soda light y le hago limonada o agua de sabor a medio día, compro el sustituto de sal y la otra comida se la preparo con sal de mar, le tengo que comprar fruta porque le da hambre y no puede comer una cena normal como la de nosotros, compro fruta de temporada", explica. 

Señaló que además de cubrir el costo de comida para ella y su padre así como los gastos de la casa en artículos de aseo personal, limpieza, jabón para la ropa y el pago de agua se consumen los 3 mil pesos, sin embargo las marcas que se adquieren son de bajo precio y no quedan recursos para la diversión o algún lujo.

 


Adultos mayores son responsabilidad de los hijos, no del estado: Grupos Vulnerables 

La directora de grupos vulnerables de Gobierno del Estado, Miriam Larreu, dijo que el problema que vive un adulto mayor en la actualidad es por el abandono de sus hijos, ya que por el ritmo acelerado de vida no es común que los jóvenes se preocupen por los adultos mayores. 

En este sentido, dijo que la responsabilidad de un adulto mayor debe ser de su propia familia, por lo que no debe ser una responsabilidad total de un gobierno atender a un adulto mayor en abandono. 

"Sobre eso se deben hacer campañas y concientizar sobre nuestro papá o nuestro abuelito porque es nuestra familia, yo entiendo que si con 10 mil pesos no se vive cómo va a vivir alguien con mil, pero es importante que por lo menos se garantice alimento", explica.

Señaló que cuando se hacen los estudios socioeconómicos, se encuentran con otro tipo de necesidades que requieren ser cubiertas y lo que hacen cuando se encuentran con estos casos, es que se gestionan otros apoyos a través de diversas dependencias como la Comisión Estatal de Vivienda, el registro en Seguro Popular y a medida de lo posible se atienden algunas necesidades. 

"Cuando hay abandono familiar aunque se cubran las necesidades, siempre habrá abandono de los adultos y a los más jóvenes nos toca atender a los padres... nos han tocado casos de hijos que nos llegan a depositar a sus papás para buscarles un asilo, pero esa no es nuestra función", explicó.

 

Unificar las políticas públicas

El apoyo que se entrega a los adultos mayores a través del programa "Chihuahua Vive a Plenitud" consiste en mil 78 pesos mensuales y es un programa dirigido a la población más vulnerable, que no tiene pensión ni nadie que se haga cargo de ellos, es un programa que llega a 11 mil 200 personas que son elegidas en todo el estado a través de estudios socio económicos, mientras que el programa de Pensión para Adultos Mayores del Gobierno Federal consiste en una beca bimensual de mil 160 pesos. 

Ante la disparidad de apoyos que se otorgan a través de los programas sociales, el Secretario de Desarrollo Social de Gobierno del Estado, José Luis García, dijo que se busca llegar a un acuerdo de colaboración para quedar un apoyo único con recursos de gobierno federal, municipio y el estado, con lo que se cruzarían los padrones y se buscaría llegar a una beca alimenticia de la misma cantidad de recursos. 

"Aunque hay casos específicos donde las personas de una vivienda requieren de dos o más apoyos para que subsistan, esta forma de redireccionar los programas debe quedar para encaminar los esfuerzos a un mismo camino", explicó.

También te puede interesar: