ARTÍCULO: Jóvenes sufren agresiones tras desprestigio a la "Frikiplaza"

Artículos

Por: Dalia Pineda

Chihuahua, Chih.- El pasado sábado 5 de marzo, el fiscal de la zona centro, Sergio Almaraz Ortiz, daba cuenta de la detención de cuatro jóvenes identificados como los presuntos asesinos de Edwin Miguel Juárez Palma de 24 años de edad, sin embargo, el homicidio de este joven aunado a la línea de investigación de las autoridades, desprendió una serie de juicios y comentarios hirientes para la familia, amigos e incluso contra de la juventud chihuahuense. 

De acuerdo a la primera versión que emitió la autoridad, los ahora vinculados a proceso, Nallely Ivéth López, Omar Sánchez alias "Osiris", Gustavo Adolfo Dorantes Dorantes y Caleb Josafath Acosta Loera, asesinaron a Edwin al practicar un ritual satánico, con la esperanza que resucitara como un vampiro, los hechos ocurrieron en el interior de un cibercafé del primer cuadro de la ciudad, lugar en donde fue encontrado en el interior de una bolsa de plástico. 

Posteriormente en la audiencia de vinculación que se llevó a cabo el pasado jueves 10 de marzo, algunos de los testigos declararon ante la jueza de garantías, Hilda María Márquez, que el joven tenía gusto por algunas sustancias tóxicas, tenía algunas deudas y un conflicto amoroso habría sido la causa por la cual terminaron con su vida, ya que infectó de una enfermedad de transmisión sexual a varias jóvenes que laboran y acuden a la Plaza de la Tecnología, lugar en el que él trabaja.

 


Hasta los locatarios de la frikiplaza sufren bullying por supuesto ritual satánico

Las opiniones y juicios de valor que se desprendieron durante una semana, fueron suficiente para que disminuyeran las ventas de los locatarios, además, a diferencia de otros fines de semana, en el lugar había pocos jóvenes y los que había, estaban acompañados por uno de sus padres. 

En el segundo y tercer piso de la Plaza de la Tecnología, también identificada como la “Frikiplaza”, es frecuentada por jóvenes de ambos sexos de nivel secundaria, preparatoria e incluso universitarios que se congregan principalmente los fines de semana para comer, jugar video juegos o cartas, hacer torneos de disfraces (cosplay) e incluso han celebrado guerras de bandas en los que han participado estudiantes de música.

Aunque el comedor estaba lleno como de costumbre, la zona de juegos se encontraba bastante vacía, por lo que en el lugar predominaban jóvenes acompañados por sus padres, situación que desmotivó a los comerciantes de videojuegos y otros productos, ya que sus ingresos dependen totalmente de las ventas de la plaza. 

Más allá del temor a la simple existencia de sectas satánicas que pudieran estar alojadas en cualquier parte de la ciudad, los locatarios temen que los jóvenes dejaron de asistir por temor a sufrir agresiones de quienes no toleran su ideología y sus gustos diferentes, pues señalaron que en la semana que pasó, dos jóvenes que vestían de negro y tienen gustos por lo gótico, fueron agredidos con globos llenos de pintura blanca.

Sin embargo, la información no fue confirmada por los guardias de seguridad del propio local, mismos que dijeron no haber registrado ni un solo incidente de este tipo, además dijeron tener coordinación con la Policía Municipal a quien la llaman cuando llegan a tener reportes de robo o problemas con algún cliente. 

Un hombre de 34 años que atiende un local de venta de videojuegos de diversas consolas, dijo que es común que los jóvenes que frecuentan esta plaza sean víctimas de bullying de parte de quienes no toleran la cultura de los videojuegos, el manga y otras manifestaciones que frecuentan cientos de jóvenes que se congregan cada fin de semana en la Plaza de la Tecnología.  

“Si nos afecta, ha habido mucho amarillismo sobre todo en medios impresos donde han puesto notas negativas, otros decían que mataron al chavo aquí adentro, creo que el chavo ya ni trabaja en la Plaza cuando pasó el incidente, esto nos ha perjudicado, sí han bajado las ventas”, explicó un vendedor de videojuegos en el segundo piso.

Los locatarios señalaron que en el interior de la Plaza se reúnen principalmente estudiantes que pasan los fines de semana jugando, por lo que estiman que los comentarios que se han desprendido sobre los asistentes y hasta los propios trabajadores del lugar, se debe al enfrentamiento a lo desconocido. 

“Es mucha ignorancia, ven algo diferente a lo que normalmente se ve y genera mucho rechazo, que venga un muchacho gótico no daña a nadie. Me parece muy mal, yo tengo muchos años metido en los video juegos y me gusta el anime, nunca he visto que alguien haya hecho algo malo como para que merezcan ser discriminados de esta forma”, expresó. 

Varios trabajadores coincidieron que el homicidio de Edwin Parra, no tiene nada que ver con las actividades que se desarrollan en el interior del local. 

“Hay veces que a me llegan a hacer bullying porque también me gusta el anime, de hecho, tengo un grupo de danza y bailamos en los eventos de cosplay, algunas veces me dicen, ¿a ver? ¡baila! y quieren que me ponga a bailar ahí, pero es incómodo porque te molestan”, expresó. 

Las bajas ventas Desde el pasado sábado, cuando la autoridad dio a conocer la primera versión del homicidio de Edwin, inmediatamente comenzaron a correr versiones y falsos rumores sobre la Plaza de la Tecnología y una serie de juicios, así como actos de intolerancia se desprendieron en contra de jóvenes que visten de negro. 

En el lugar, una madre de familia que acompañaba a su hija de 17 años de edad a comprar video juegos y ropa, dijo que le parece mal que se estigmatice a los jóvenes que acuden a la plaza. 

“Está mal, mi hija estaba en la preparatoria de la muchachita y me contaba que era una buena muchacha, no tiene nada que ver eso y es mucha polémica, eso no es cierto y mi hija es muy buena muchacha siempre sale en el cuadro de honor, pero a ella le gusta venir aquí. Yo por ejemplo tengo una compañera de trabajo que dice que ni de chiste quiere venir aquí y yo siempre ando con mi hija, ella tiene sus gustos y yo la respeto”, explica.

 


Discriminan a trabajadores del local donde laboraba “El Piwa”

El propietario del “Caffe 340”, establecimiento en donde trabajaba Edwin Juárez Palma, quien fue asesinado el pasado 29 de marzo en la capital del estado, afirmó que a raíz de lo sucedido y los comentarios que se han vertido en redes sociales, sus empleados han sufrido discriminación. 

El propietario se identificó como un Licenciado en Comercio Internacional y expresó que muchos de los trabajadores y locatarios de la Plaza de la Tecnología son personas preparadas y con estudios, sin embargo, este lugar ha sido un refugio para aquellos que se visten diferente o llevan una ideología de vida distinta a los parámetros convencionales. 

“Soy licenciado en comercio internacional, tengo una familia y una carrera, mis empleados se visten de alguna forma y los hacen ver menos”, expresó. 

Señaló que distinto a lo que se ha dicho, a esta Plaza acuden familias, niños y mujeres, además hay un ambiente familiar por lo que no es un nido de malvivientes, ni hay ritos satánicos y tampoco existe consumo de alcohol o drogas como se había especulado. 

Uno de los empleados del local, dijo que él no ha sufrido problemas a raíz de la muerte de su compañero de trabajo, sin embargo, dijo que algunos de sus amigos ya no quieren visitar el centro comercial por temor a ser señalados.  

“Muchos de nosotros tenemos más estudio que otras personas, pero nos señalan porque vestimos de una forma distinta”, insistió. 

En este sentido, lanzó el llamado a la sociedad para que no sean “tan cerrados de mente” y que se den la oportunidad de conocer las diversiones y entretenimiento de los jóvenes chihuahuenses.

 


La Frikiplaza, de los únicos lugares donde los jóvenes se pueden congregar sanamente 

La ciudad de Chihuahua carece de espacios de recreación sana para jóvenes menores de edad, por lo que las calles del primer cuadro de la ciudad, algunas deportivas y la “Frikiplaza” alojada en las inmediaciones de la Plaza de la Tecnología, son los únicos lugares en donde pueden convivir a través de los video juegos. 

El director del Centro de Atención y Prevención Psicológica en el Municipio de Chihuahua (CAPSI), Enedino Sáenz, explicó que quienes acuden a este lugar son jóvenes que como todo ser humano, tienen la necesidad de aglutinarse en grupos donde desarrollar el sentido de pertenencia, compartir creencias e intercambiar gustos, situación que se hace más intensa a medida en que las familias están más desintegradas. 

“A través de la historia de la humanidad el hombre tiene la necesidad de sentirse pertenecido en un mundo y son grupos que posteriormente se forman a través de familias, el clan y la tribu. El grupo es más importante que en la actualidad y la sociedad es la familia, estamos integrados por familias. Estamos en tiempos en que papás y mamás están lejos de casa, no se dan las herramientas necesarias de chavos y no logran sentirse integrados en una familia y no hay sentido de pertenencia y esto los orilla a los vicios, los vuelve vulnerables a que caigan en drogas y en una visión del pandillerismo”, expresó. 

Señaló que el hecho de que sean rebeldes no significa que la sociedad esté bien o mal, sin embargo, cuando se salen de los parámetros establecidos el acto de rebeldía se marca como algo incorrecto, sin embargo, dijo que son etapas de la vida y del ser humano que tienen que ser superadas a través del acompañamiento de adultos, que precisamente, no permitan hacer disparates. 

“Lo padre de los chavos es que se tiene una autoafirmación, es en creer otras cosas diferentes y actuar de otra manera, no de una manera lineal, lo peligroso es cuando hay jóvenes que se dejan manipular y piensan de forma lineal, sin construir su propio pensamiento”, expresó. 

Señaló que uno de los más graves problemas de la sociedad, es la falta de autoridad en el interior de las familias, ya que los padres actúan como los hermanos mayores y los hijos están a cargo de los abuelos. 

“Una familia se tiene que sentar a desayunar o comer, esos eran los momentos en que la familia se reunía y platicaba de las necesidades y de cómo ha ido en la escuela, y ahora cuando un niño trae problemas los papás no se dan cuenta”, expresó. 

Finalmente, urgió la necesidad de recobrar las autoridades dentro de las estructuras familiares pero no a través de pensamientos cerrados, sino desde la comprensión y el orden para llevar vidas ordenadas, pues explicó que en caso de que esto no suceda, casos como el homicidio de Christopher o el asesinato del Piwa, sólo son la punta del iceberg de la herencia de la violencia en las calles y el alto número de homicidios.


También te puede interesar: